Para desarrollar una buena estrategia de Branding, debemos hacer, en primer lugar, un análisis exhaustivo del mercado y también de nuestro target y sus necesidades. Entender lo que nuestro público objetivo espera nos sirve para llegarle mejor y transmitirle los valores que queremos de forma más efectiva.

Pese a que la parte visual del Branding es la que se aprecia más inmediatamente, una estrategia correcta debe constar de muchos elementos tanto o más importantes que la identidad visual, como por ejemplo, el Naming (la elección de un buen nombre es fundamental en términos de percepción positiva) o el posicionamiento (o lo que es lo mismo, la posición de nuestro producto en el mercado). Asimismo, el tono de voz de una empresa o producto, el mobiliario, el packaging o la misión y la visión, son fundamentales para desarrollar un buen Branding.